domingo, 1 de octubre de 2017

057_Entre dos tierras...

Hola Miguel, ¿qué pasa? Después de viajar a Burgos en el anterior post, seguimos en clave española, esta vez por tierras valencianas. El azar me hizo reencontrar no hace mucho el DVD del concierto que dieron Héroes del Silencio en Valencia, el 27 de octubre de 2007. "El último concierto de Héroes del Silencio", en palabras de Enrique Bunbury. Se cumplen diez años este mes. Sonido de lujo para una noche memorable.


#347 - Héroes del silencio - 27/10/07

Ojo que estamos hablando probablemente de una de las mejores bandas de rock español de todos los tiempos -con permiso de los Trogloditas y los Burning... Y Lone Star!!!. Palabras mayores. El grupo maño finalizó su "gira del regreso" en loor de multitudes en el circuito valenciano de Cheste, ante 100.000 entregados fans, en un bolo de más de tres horas. 




"Señores, apuesten por el rock'n'roll", acaba de clamar Enrique Bunbury. Claro que sí. Enrique es una de las personalidades más potentes del rock patrio, de largo. A este bolo valenciano -mi primera y única vez con Héroes- fui acompañado de mamá. En Cheste vivían por entonces Mario y Cristina, amigos del cole de tu madre, quienes no sólo nos invitaron a comer en lugar egregio -grandísimo vino- sino que nos acompañaron hasta las puertas del circuito, donde les pudo la tentación y compraron un par de entradas en la reventa. Suena Héroe de leyenda... De su EP de debut, en 1987.

Senderos de traición (1990), segundo álbum de estudio, fue el disco que los catapultó a la fama. Con Entre dos tierras como primer single. Le siguió El espíritu del vino (1993), para muchos el mejor, en todo caso el que les consolidó. Avalancha (1995) fue la cuarta y última obra de una breve pero indeleble carrera discográfica. Los tres se encuentran entre las mejores obras españolas de la primera mitad de los 90's.




Letras siempre simbólicas, oníricas, y un sonido a la par, oscuro y complejo, les hicieron acreedores del calificativo de "rock épico", ¡mesiánico! o incluso gótico. Con influencias declaradas de Bowie, Zeppelin, Tom Waits, The Clash... En definitiva, una música siempre diferente y reconocible desde el primer acorde. Y de grandísimo éxito en Alemania, por cierto.

Nada más por hoy, hijo. Vaya esta entrada como homenaje sincero al buen rock en español. Hasta el próximo post Miguelito. Y cuidado con el duende...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.