sábado, 28 de octubre de 2017

058_Si te vas...




Se le nota en la voz, por dentro es de colores, 
y le sobra el valor que le falta a mis noches. 
Y se juega la vida 
siempre en causas perdidas. 

Ojala que me la encuentre ya entre tantas flores. 

Ojala que se llame amapola, 
que me coja la mano y me diga que sola... 
No comprende la vida, no. 
Y que me pida más más más más, dame más. 
Y que me pida. 

Es capaz de nadar en el mar más profundo. 

Igual que un superhéroe, de salvar al mundo. 
Donde rompen las olas 
salva una caracola. 

Ojala que me despierte y no busque razones. 

Ojala que empezara de cero, 
y poderle decir que he pasado la vida 
sin saber que la espero, no. 
Y sin que me pida más más más más, dame más. 
Sin que me pida. 

Si te vas 

me quedo en esta calle sin salida, sin salida. 
Que este bar 
está cansado ya de despedidas, de despedidas. 

Como un extraterrestre se posa en el suelo 

y me ofrece regalos que trae de otros cielos. 
Le regalo una piedra 
recuerdo de la Tierra. 

Me pregunta por qué el hombre inventó la guerra. 

Y en silencio pregunta aún de cosas más serias. 
Yo me pongo palote 
sólo con que me toque. 

"¿Dónde vamos tan deprisa?", 

me pregunta su sonrisa. 
Si tu quieres, tengo el plan: 

Caminar, salga que salga el sol, 

por donde salga el sol, 
que no me da. 

Y llegar hasta tu corazón, 

salvo que salga el sol, 
por donde salga el sol. 

Si te vas 

me quedo en esta calle sin salida, sin salida. 
Que este bar 
está cansado ya de despedidas, de despedidas. 

Si he tardado y no he venido, 

es que ha habido un impedimento. 
Me llevaron detenido 
para hacer un declaramiento. 

He robado, he mentido, 

y he matado también el tiempo. 
Y he buscado en lo prohibido 
por tener buenos alimentos. 

Y es que la realidad 

que necesito 
se ha ido detrás 
de ese culito. 

Que delante de mi 

se paró por fin 
un día con una noche oscura, 
esperando por ver si saliera la luna. 

Déjate querer, 

dímelo otra vez, 
un día con una noche oscura, 
esperando por ver si saliera la luna. 

Si te vas 

me quedo en esta calle sin salida, sin salida. 
Que este bar 
está cansado ya de despedidas, de despedidas. 

Ay luna, ay luna. 


Quédate muy cerca de mi, 

así los dos, dulce madrugada. 
Mírame y vuelve a sonreír, 
que sino, yo no comprendo nada. 

Si te vas 

me quedo en esta calle sin salida, sin salida. 
Que este bar 
está cansado ya de despedidas, de despedidas. 

Si te vas 

me quedo en esta calle sin salida, sin salida. 
Que este bar 
está cansado ya de despedidas, de despedidas.



#699 - Robe Iniesta (Sant Jordi Club, 28/10/17)


"Sabemos que están pasando cosas muy gordas en Cataluña, se están suspendiendo espectáculos... pero nosotros hemos querido venir para aportar un poquito de cariño y normalidad, si es que se le puede llamar normal a esto que hacemos... Para bajar a la tierra un poco, el otro día leía en el periódico que cada día se ahogan dos niños en el Mediterráneo... la próxima canción es una nana, y se la queremos dedicar a todos ellos" ROBE 28/10/17, Barcelona






PS: "mi única bandera son sus bragas negras"





domingo, 1 de octubre de 2017

057_Entre dos tierras...

Hola Miguel, ¿qué pasa? Después de viajar a Burgos en el anterior post, seguimos en clave española, esta vez por tierras valencianas. El azar me hizo reencontrar no hace mucho el DVD del concierto que dieron Héroes del Silencio en Valencia, el 27 de octubre de 2007. "El último concierto de Héroes del Silencio", en palabras de Enrique Bunbury. Se cumplen diez años este mes. Sonido de lujo para una noche memorable.


#347 - Héroes del silencio - 27/10/07

Ojo que estamos hablando probablemente de una de las mejores bandas de rock español de todos los tiempos -con permiso de los Trogloditas y los Burning... Y Lone Star!!!. Palabras mayores. El grupo maño finalizó su "gira del regreso" en loor de multitudes en el circuito valenciano de Cheste, ante 100.000 entregados fans, en un bolo de más de tres horas. 




"Señores, apuesten por el rock'n'roll", acaba de clamar Enrique Bunbury. Claro que sí. Enrique es una de las personalidades más potentes del rock patrio, de largo. A este bolo valenciano -mi primera y única vez con Héroes- fui acompañado de mamá. En Cheste vivían por entonces Mario y Cristina, amigos del cole de tu madre, quienes no sólo nos invitaron a comer en lugar egregio -grandísimo vino- sino que nos acompañaron hasta las puertas del circuito, donde les pudo la tentación y compraron un par de entradas en la reventa. Suena Héroe de leyenda... De su EP de debut, en 1987.

Senderos de traición (1990), segundo álbum de estudio, fue el disco que los catapultó a la fama. Con Entre dos tierras como primer single. Le siguió El espíritu del vino (1993), para muchos el mejor, en todo caso el que les consolidó. Avalancha (1995) fue la cuarta y última obra de una breve pero indeleble carrera discográfica. Los tres se encuentran entre las mejores obras españolas de la primera mitad de los 90's.




Letras siempre simbólicas, oníricas, y un sonido a la par, oscuro y complejo, les hicieron acreedores del calificativo de "rock épico", ¡mesiánico! o incluso gótico. Con influencias declaradas de Bowie, Zeppelin, Tom Waits, The Clash... En definitiva, una música siempre diferente y reconocible desde el primer acorde. Y de grandísimo éxito en Alemania, por cierto.

Nada más por hoy, hijo. Vaya esta entrada como homenaje sincero al buen rock en español. Hasta el próximo post Miguelito. Y cuidado con el duende...