miércoles, 1 de junio de 2016

036_Sweet Home Chicago (Festivales V)

Hola de nuevo Miguelito, retomamos la serie 'Festivales' con la-madre-de-todos-los-viajes-musicales-de-tu-padre... Nunca antes había estado en los USA... y qué quieres que te diga, NY no me ha tirado nunca. Me hizo mucha más ilusión empezar por la cuna del Blues (del Blues urbano, al menos), ¿no te parece?. BLUES INSIDE!!!

Qué viaje, hijo... 5 días en total (via Londres) y disfrutando 3-full-days del Festival de Blues por antonomasia a nivel mundial, del 12 al 14 de junio de 2009. "And this is free!" 


#432 26th Chicago Blues Festival (2009)

Había reservado un hotelito entrañable y bien situado, el Chicago's Essex Inn en la mismísima Michigan Av., en primera línea de Grant Park y con preciosas vistas al lago Michigan. 


Chicago's Essex Inn
Vistas a Grant Park y al lago Michigan desde la habitación 

La elección no fue casual, pero no tanto por su proximidad al recinto del Festival sino por que estaba a menos de 100 metros del templo mundial del Blues: el Buddy Guy's Legends!!!. El garito de Buddy Guy en Chicago es una referencia obligada para todos los amantes del blues, y visita casi obligada también de todas las grandes estrellas que actúan en la ciudad.

Buddy Guy's Legends, en su ubicación de 2009

Así que nada más hacer el ckeck-in en el hotel y dejar la mochila en la habitación, sobre el mediodía, me dirijo al Legends, a ver el local y disfrutar de mi primero-de-muchos almuerzos americanos, arriba el colesterol. Cuál es mi sorpresa cuando, en la misma entrada del garito, me encuentro que me recibe el dueño. Acreditem, que dirían en Portugal. Eso sí es empezar el viaje con buen pie...


Con la mayor leyenda viva del Blues de Chicago

Tras repetir la foto (la chiquita que nos la hizo estaba pelín nerviosa, "tranquila nena, ei Buddy, que no ha salido bien, te importa repetirla, mira que vengo de Barcelona Spain, nos vimos en Montreux...", "Hey man, this is not my fault!!", smile, vale, lo que tú quieras, pero la repetimos, ya lo creo), me firma una de sus camisetas, le doy gratitud eterna por su ARTE y pa'dentro.

Local sórdido, como debe ser, con multitud de fotos de Buddy y todo tipo de fetichismo bluesero, desde autógrafos originales de estrellas invitadas hasta guitarras colgadas por las paredes, aunque lo más impactante sin duda el cuadro-mural de homenaje a los padres-fundadores del Blues de Chicago.

Muddy Waters, Sonny Boy, Little Walter y Howlin' Wolf: Blues fathers

Caramba, y encima con actuación en directo, qué lujo de aterrizaje por dios (o por el diablo). Nada menos que Larry McCray me va a amenizar el almuerzo, estoy en plena simbiosis con el pueblo americano, verdaderamente. Oye... que pienso yo que el amigo Buddy se podía subir a tocar algo con Larry, ¿no?!. :))))


Brunch con clase (middle), Buddy Guy (left) and Larry McCray (right)

Vaya, para llevar apenas 3 horas en Chicago no está mal. ¡Y eso que el Festival empieza mañana!!! Venga va, vamos a patearnos la ciudad. Y lo primero es lo primero, aquí improvisaciones las justas. Directamente hacia el sur de Michigan Av., hasta la legendaria sede de Chess Records!!


Chess Records, en el 2.120 de S. Michigan

Bueno bueno, tienen expuestos hasta los aparatos antiguos de grabación, se pueden ver las cristaleras de separación entre la sala de mandos y el estudio, y un montón de cuadros y guitarras colgados, entre ellos un sentido homenaje a The Rolling Stones, quienes grabaron aquí en su juventud cuando empezaban... Cuenta la leyenda que, al llegar al estudio, el mismísimo Muddy Waters, que estaba en la puerta fumando, se ofreció a ayudarles a entrar las guitarras. 

Jagger y Richards no se lo podían creer: la leyenda viva del Blues de Chicago -de una de cuyas canciones habían pillado el nombre-, la música que habían mamado desde la cuna, lo que verdaderamente los hacía grandes, y encima es humilde!!!. Con el tiempo le devolverían el favor con creces, una vez ya instalados en la cima... Y es que no hay que olvidar nunca a los amigos, hijo. True friends, I mean. Ves escuchando esto si quieres mientras lees... O mejor, disfrútalo y luego continuas, IMPAGABLE.


Memorabilia de nivel en Chess Records (concierto incluido)

Creo que lo que necesito ahora es una birra, vaya subidón... desde luego si no me da un jamacuco este viaje ya no me dará nunca. Hagamos un poco de turismo, esas Harleys guapas!!!


De guiri (en soledad) por la Ciudad del Viento

No sé tú, hijo, pero yo estoy agotado, hace apenas 10 horas que he aterrizado en O'Hare y parece que lleve un mes en la ciudad. Cenaremos algo ligero (¿¿??!!) en el hotel y a descansar, que mañana nos espera un día grande.


De footing por el lago Michigan, bello skyline

Qué día más chulo ha amanecido, ¿verdad? ¿Qué tal si antes de desayunar corremos un poquito a orillas del lago Michigan? Venga va, para compensar la juerga de después... Ducha, desayuno con tranquilidad y paseíto de... ¿500 metros? hasta la entrada del festival. Qué lujo, ya se oye la música del diablo. Vaya ambientazo. Lo primero comprarse la camiseta, luego cervecita y a ver la vida pasar por el parque, ahora sí al libre albedrío. 


Ese papi chulo...

Nada menos que tres escenarios diferentes. Y no conozco a ni uno solo de los que van a tocar estos tres días, eso es lo mejor de este país, aquí el blues es como el flamenco en España. Cientos y cientos de buenísimos intérpretes, hasta debajo de las piedras. La sensación aquellos días fue de respirar blues por doquier...

En uno de los bolos conocí a una pareja americana entrañable, él un auténtico vaquero, y altísimo por cierto; no sólo me invitaron a todas las cervezas del mundo -heladas, directamente de su nevera- sino que al enterarse de que venía de BCN el amigo se puso a cantarle una serenata en castellano a su chica, tremenda conexión la nuestra. Muy majos, en general todo el mundo. El ambiente era de fiesta absoluta, y patriótico, por descontado.


Some shots from the Festival

Al anochecer, había quedado en la entrada del parque con la amiga de una amiga de entoncesuna auténtica y encantadora Chicagoan, Miss Marva Boyd. El resto de días se convertiría en mi cicerone por la capital de Illinois, la mejor de las anfitrionas, sin duda. Incluso me explicó el sentido de la frase "The eagle flies on Friday, Saturday I'll go out and play", incluida en el célebre blues 'Call It Stormy Monday' de T-Bone Walker. Escuchémoslo del original.



El downtown, la zona del río, los inmensos parques, por supuesto el lago, aquellos desayunos brutales en garitos sólo-para-locales... incluso la mismísima casa de Obama, por fuera claro, y con permiso de la policía. No quedó nada por ver, hasta las obras de su condo me enseñó, estaba frita con los paletas por cierto, un hecho diferencial menos...


De guiri (bien acompañado) por la Ciudad del Viento

En resumen Miguel, 4 días deambulando en libertad por Chicago, escuchando la mejor de las músicas, conociendo gente majísima y en inmejorable compañía... un auténtico placer. Al acabar mi estancia, invité a Marva a comer en un restaurante catalán que había visto por casualidad paseando por Michigan Av. Sí sí, catalán auténtico, con vinos de Montsant y pa amb tomàquet de verdad, de nombre Mercat a la planxa, para más señas. 


My pleasure Marva, many thanks!

Nada más por hoy, hijo. Te dejo con the Queen of the Blues, directamente desde Chicago, con todos Uds., Koko Taylor! Fuerte abrazo y hasta el próximo post.



PS: no me olvidé de ti, no... y eso que no habías nacido todavía. Hold on to the Blues, Miguel!



PS2: de homenaje al bluesman desconocido. Entrañable personaje que me encontré sentado en el hall del hotel cuando bajaba a desayunar, el último día de festival... NOTHIN' BUT THE BLUES!