miércoles, 1 de octubre de 2014

008_Malos tiempos para la lírica...

No Miguel, este post no va sobre Golpes Bajos, el grupo pop ochentero, la verdad es que no los llegué a ver nunca en directo. Va de eso, de lírica, y se trata de una excepción en un blog claramente popular. Con él, intentaré darte una visión global de mi viaje por una música que me ha tenido abducido la mitad de la vida...

Y lo de "malos tiempos" no deja de ser una opinión personal. Tengo que admitir que, de los 100 eventos que habré presenciado entre óperas, conciertos y recitales durante los últimos 15-20 años, apenas habré salido enteramente satisfecho de... ¿diez? Quince, como mucho. Por no hablar de lo deficitario de un negocio que, como toda CULTURA en mayúsculas, será subvencionado o no será... (te recomiendo la lectura del manifiesto de Nuccio Ordine, La utilidad de lo inútil, Acantilado, 2013). 




Pero volviendo a la ópera, el "arte de las artes", en este tiempo gozoso habré escuchado en vivo versiones de prácticamente todos los grandes compositores: los "big 5" italianos (Bellini, Donizetti, Rossini, Puccini y Verdi), la "santísima trinidad" alemana (Wagner, Mozart y Strauss), los 3 representantes de la "grandeur" francesa (Bizet, Massenet y Gounod), amén de ópera rusa (Tchaikovski) e incluso autores españoles extrañamente fuera del género chico (Granados, Falla).

Y hablando de sus obras, habré visto, al menos 1 vez, la mayoría de óperas que integran o han integrado históricamente el llamado "gran repertorio": Norma, Pirata, Puritani y Sonnambula (Bellini), Lucia di Lammermoor, Elisir d'amore, Fille du Régiment, Lucrezia Borgia y la "trilogía Tudor" -Anna Bolena, Roberto Devereux y Maria Stuarda- (Donizetti), Semiramide y Cenerentola (Rossini), Tosca, Turandot, Madama Butterfly y Manon Lescaut (Puccini), Don Carlo, Aida, Otello, Forza del Destino, Rigoletto, Traviata, Luisa Miller... (Verdi), Rosenkavalier (Strauss), Tristan e Isolde, Parsifal, Lohengrin, Tannhäuser y Valquíria (Wagner), Cosí fan tutte, Don Giovanni y Nozze di Figaro (Mozart), Carmen (Bizet), Manon (Massenet), Faust (Gounod)...


Maria Callas en su única actuación
liceísta, formato concierto, 1959
La primera conclusión es clara: me he equivocado de época. Me gusta decir que soy hijo de "mayo del 68", pero en verdad nací entonces, no tenía 20, 30 o 40 años por esas fechas... Por tanto, no pude ver a los grandes de verdad en su momento de esplendor: me estoy refiriendo a Maria Callas, Renata Tebaldi, Dame Joan Sutherland, Montserrat Caballé, Victoria de los Ángeles, Leontyne Price, Renata Scotto, Mirella Freni... entre las sopranos; y a Alfredo Kraus, Plácido Domingo, Jaume Aragall, Luciano Pavarotti, Carlo Bergonzi, Jussi Björling, Giuseppe di Stefano, Jon Vickers, Nicolai Gedda, el Josep Carreras joven... entre los tenores, por citar los dos tipos de voces que más me han atraído siempre. 

Y sin embargo, a casi todos ellos sí que los he escuchado en grabaciones "pirata", y eso es lo peor que puede hacer un melómano trasnochado como yo. Porque luego llegas al Liceo, en pleno siglo XXI, y casi todo lo que escuchas -con respeto absoluto a los artistas- no te llena del todo, no te eleva... ¿sabes a qué me refiero, verdad? Tienes en la cabeza grabaciones históricas que son referentes absolutos, de muy difícil o directamente imposible superación. 

Hablo de la Adriana Lecouvreur de la Caballé, por ejemplo (¡qué versión la de Tokyo'76, inigualada!!), o de la Traviata o la Tosca de la Callas (en escena con la primera no tuvo ni ha tenido rival, quizás Netrebko en la versión de Salzburg'05 se le aproximó algo...; su registro de la segunda en 1953 con EMI es para muchos melómanos la mejor grabación de la historia), o de la Lucia di Lammermoor de la Sutherland (auténtica sublimación belcantista, escucha sino su debut en el rol en el Covent Garden, 1959), o de la Norma de cualquiera de las 3 divas citadas (cada una en su estilo)...

Las tres grandes Norma de la segunda mitad del s.XX:
Callas, Sutherland y Caballé

O yéndonos a las voces masculinas de tenor, referentes absolutos son por ejemplo el Otello de Domingo (sólo otro a su altura histórica, el de Del Monaco), el Werther de Kraus (la única vez que Victoria de los Ángeles afirma haber llorado en escena fue escuchando al tenor canario en este papel) o el Calaf de Pavarotti (de la Turandot de Puccini, sí, con el mítico y demasiado repetido 'Nessun dorma', parece que solo lo haya cantado él). 

Nadie ha protagonizado mejor esos roles y -como me sucede con Caballé- cuando los has escuchado de su viva voz hasta la saciedad, lo que pasa es que te conviertes en "rehén" del cantante de turno (en la Scala hay toda una legendaria tradición de "viudos de la Callas").


Entrañable dedicatoria de la Diva, conseguida
por mediación del amigo Miguel Segura
Pues bien, la segunda reflexión, derivada de lo anterior y por ir centrando el post, es que estás ante un auténtico "viudo de la Caballé". La he escuchado tanto, pero tanto, tanto, en grabaciones sobre todo, y algunas veces en directo en su etapa final, que difícilmente me la puedo quitar de la cabeza cuando escucho a cualquier otra soprano. Ten en cuenta que esa mujer, como explico en el blog que le dediqué en exclusiva (Poveri fiori), cantó más de 80 roles diferentes a lo largo de su carrera. ¡80 papeles!!. Qué locura, un caso único, sólo hay otro equivalente en todo el siglo XX, y no es de esa cuerda. Hablo por supuesto del ubicuo Plácido Domingo, quien se vanagloria de haber interpretado más de 100 óperas diferentes, últimamente hace hasta de barítono...


Contándole a la Superba mi vida, en la presentación
liceísta de su película Beyond the Music, 2003

(la foto la tomó la yaya Maruja)

Y la tercera y última conclusión. Después de tantísima lírica... creo que he alcanzado mi punto de saturación. Han sido nada menos que 15 años ininterrumpidos y felices de abono al Liceo -conjuntamente con mi amigo Narcís Aragall- desde su reinauguración en 1999. Quince años seguidos escuchando a algún clásico con retazos de esplendor pasado verdadero (Sra. Gruberova, fue un placer siempre; con cariño, Plácido, ese Parsifal estuvo chulo), pero sobre todo oyendo muchas voces nuevas, algunas de ellas ciertamente ya consagradas. Y todo ello desde nuestras dignísimas butacas en el 4º piso... que por muy buena acústica que tenga el coliseo de la Rambla (ojo que los viejos del lugar dicen que ha empeorado desde la reconstrucción, demasiada moqueta se quejan) no deja de ser lontananza. Difícil apreciar los detalles de la representación desde el gallinero...


Con el amigo Narcís Aragall en el legendario
restaurante de Jordi Suriñà, el Sant Jordi
de Canet de Mar, un auténtico museo Caballé

desgraciadamente desaparecido

Pero basta de cháchara y déjame mojarme, va. Voy a seleccionar mi TOP10, aquellas representaciones de las que verdaderamente he salido emocionado, auténticas noches para la memoria (aunque sea una memoria frágil como la mía :-). Te las pongo por orden cronológico, no necesariamente por grado de elevación:



(#032) La Tosca de Jaume Aragall en 1997 en el Teatre Victòria del Paralelo: allí se trasladó la temporada liceísta durante las obras de reconstrucción del coliseo de La Rambla; afortunadamente, el imprevisible tenor catalán ("la voz más bella", en palabras del propio Pavarotti) sí tuvo la noche, e lucevan le stelle...


(#176) La Maria Stuarda de Edita Gruberova y Juan Diego Flórez en 2003: aunque en versión concierto, y con la grabación de Caballé incrustada en el cerebro, ésta sí fue de esas noches en que sólo había que cerrar los ojos y levitar... La Gruberova es la última diva clásica que he podido escuchar en su apogeo, que facilidad para el agudo por Dios... Y qué decir de su partenaire. Sin duda alguna, Flórez ha sido el LUJO de mi generación... ¡Yo estuve allí!



(#238) El Elisir d'amore de Rolando Villazón en 2005: en un papel cómico-romántico que parecía bordado para él, el tenor mexicano estuvo irresistiblemente encantador esa noche de 2005... Al finalizar la representación, los artistas se pasearon por el patio de butacas, y todos los abuelitos presentes querían comprar el bebedizo de Dulcamara! 


      (#276) El Otello de José Cura en 2006: nada menos que con el papel fetiche de Domingo, recuerdo que El País se atrevió a titular su crítica "Cura es Otello", qué potencia... y eso que tuvo que cantar toda la ópera en un puto escenario inclinado... De las escenografías modernas no hablamos aquí...


        (#316) Una versión original y preciosa de L'Orfeo de Monteverdi: en 2007, para celebrar el 400º aniversario del estreno de la que es considerada "la primera ópera de la historia", y en una representación que escuché con tu madre en un lugar peculiar, las bodegas del Naumon, el barco itinerante que la Fura dels Baus tenía amarrado en BCN por aquella época... Los actores y el público estábamos mezclados (muy Fura-style), y escuchar tan de cerca esa música barroca ciertamente te transportaba muy muy atrás...


          (#360) El Don Carlo que vi en Valencia, también en 2007, en el Palau de les Arts: de los cantantes sólo recuerdo a Carlos Álvarez, pero sí con nitidez a la Orquesta, muy joven y de reciente formación por aquel entonces, y a su director, el mismísimo Lorin Maazel. Para mí el Don Carlo es la "ópera de óperas": por nivel compositivo (el maestro Verdi), por coral (todas las cuerdas principales tienen papeles relevantes) y por temática (española, como sabes), la prefiero mil veces a la Aida...



          (#453) La Fille du Régiment, con Juan Diego Flórez: en 2010, el tenor peruano -para muchos el mejor tenor rossiniano de la historia, dignísimo sucesor y a su vez admirador del insigne Don Alfredo Kraus- estaba en estado de gracia, y en esta obra cómica de Donizetti acabó bisando los famosos 9 "do de pecho" con una facilidad y seguridad asombrosas... De este papel vienen los manidos (y erróneos) sambenitos de "sucesor de Pavarotti" que se le han colgado, cuando en verdad los repertorios de ambos no tenían nada que ver...


          Flórez superstar, en una revisión moderna del cuento tirolés 
          (Liceu, 2010)


          (#475) La Cavalleria Rusticana de José Cura en 2011: qué decir de esa noche... la ópera es preciosa, verismo en estado puro, con un intermezzo colocado magistralmente por Coppola en la tercera parte de El Padrino; además, el tenor argentino-español estuvo insultantemente poderoso... Recuerdo que me gasté la pasta en un palquito de los de platea, la actuación era fuera de abono, con lo que además de oírlo "de cine" lo pude ver y "sentir" con todo detalle... Creo que fui el último en salir del Liceu aquella noche, de la conmoción de placer imagino... What a night!


            (#501) El Tristan e Isolde con la portentosa Irene Théorin: en 2012 de nuevo me tuve que dejar los duros en taquilla, nada menos que la mismísima compañía de Bayreuth hacía acto de presencia en el Liceu, fuera de abono por supuesto, por segunda vez en la historia (la primera fue durante los históricos Festivales Wagner de 1955), con la orquesta titular y unos cantantes de altura. En verdad, aquello sonó diferente a las demás noches...





              (#512) La Iolanta de la bellísima Anna Netrebko, en 2013 y con la Orquesta del Teatro Mariinski dirigida por Valery Gergiev, su descubridor... Mi única ópera rusa, de una musicalidad exquisita... La Netrebko se ha convertido en la "diva del Metropolitan" (y de mi corazón) por mérito propio... El papel de princesa ciega en la última ópera compuesta por Tchaikovsky le venía como anillo al dedo; al ser en versión concierto, y quizás en un exceso de empatía, de nuevo cerré los ojos todo el acto... "Conducidos a la luz", titularía la crítica El País... ¡Ya te digo!



              Y finalmente una mención especial, fuera de concurso, para la Aida de Roberto Alagna en el Liceu (2007, #349), con decorados de Josep Mestres Cabanes. El tenor italo-francés venía de una reciente espantada en la Scala, donde había abandonado el escenario apenas concluida el aria de entrada 'Celeste Aida', al no estar de acuerdo con los abucheos del exigente y no siempre educado público milanés (que se lo digan a Caballé sino...). Con una voz preciosa y valiente, estuvo acompañado aquella noche de la soprano italiana Micaela Carosi (segundo premio de una edición del Viñas que Narcís y yo vivimos en directo como si hubiera sido la ganadora, ese 'Pace, pace mio dio' final fue de antología) y de Joan Pons como Amonasro. 


              Los históricos decorados de Josep Mestres para la Aida 
              (Liceu, 2007)


              Si hablamos de recitales/conciertos, tengo que citar en primerísimo lugar el de Juan Diego Flórez en el Palau de la Música en 2005 (#221, sobrecogedor por la cercanía y la altísima calidad, de nada Narcís ;-), seguido muy de cerca por el de Cecilia Bartoli también en el Palau, y dedicado a la egregia soprano española Maria Malibrán, éste de 2007 (#348, creo que fue grabado en DVD). Tercer lugar ex-aequo para el Concierto Händel de Barcellona&Rey (Liceu'08, #412) y el de Bros&Gallego en Sant Cugat'09 (#420). Bellísima voz belcantista la de Josep Bros.




              Y como no quiero aburrirte (más), no me extiendo en las numerosas ediciones que he presenciado junto a Narcís del Concurs Francesc Viñas estos últimos 15 años. En la última, la de 2013, el evento celebraba su 50ª edición, y el amigo Aragall tuvo la gentileza de regalarme el libro conmemorativo. Más que a la sesión final en el Liceu, lo que nos gustaba era asistir a las eliminatorias que se celebraban en el Conservatori de Música de la calle Bruc, entre semana al salir del curro. Ahí sí que podías escuchar voces jóvenes y nuevas, sin filtro alguno, procedentes de infinidad de países diferentes... 


              El jurado del concurso, uno de los más prestigiosos del mundo, siempre estaba formado por alguna vieja leyenda (Bergonzi, Scotto, Pons,...); como anécdota, allí tuve la oportunidad de ayudar a subir la escalera del Conservatorio nada menos que a la mismísima Joan Sutherland, un sábado por la mañana, en lo que sería su última visita a Barcelona; entrañable momento capturado por mamá, siempre al quite...

              Con la Stupenda, en el Conservatorio de Música
              Municipal de Barcelona (2004)


              En cualquier caso hijo, sirva este largo post-resumen de homenaje sincero a una música -y a unos artistas- que durante una etapa importante de mi vida (mi "quincena lírica") me ha llenado y acompañado como ninguna otra, con la salvedad quizás del Blues. Y por supuesto, de muestra de absoluta rendición ante la Diva de todas las divas: la Superba. Te dejo con su 'Poveri fiori' de Tokyo en 1976. "Her Adriana was perfection", afirmaría una colega suya. Nada que añadir.





              PS.- Con tu permiso chaval, ya que me he currado el post revisando todas y cada una de mis noches líricas, me dejo anotadas -a modo de recordatorio personal- las 10 óperas que en el momento de escribir estas líneas aún no he visto pero que no me importaría ver, mi missingTOP10 particular: Trovador, Pêcheurs de Perles, La Wally, Eugene Onegin, Medea, Werther, Zauberflöte, Bohème, Barbiere di Siviglia y Salomé. Por si me quieres invitar cuando lo leas ;-) Ah, a Jonas Kaufmann tampoco lo tengo... 


              Jonas Kaufmann como Werther

              PS2.- Posdata de justicia: he olvidado mencionar a Ainoa Arteta (elegantísima voz), Mariella Devia (su Imogene en 'Il Pirata' fue de quitar el hipo, aunque sin alcanzar la versión de Caballé a finales de los 60's), una bonita Madama Butterfly en Peralada con Cristina Gallardo-Domás, un divertido Don Giovanni en Valencia, una Cenerentola y una Semiramide de Rossini, o la Linda de Chamonix de Donizetti, estas tres últimas con Flórez... Vaya, a ver si al final van a ser más de quince!


              Cristina Gallardo como Madama Butterfly

              PS3.- Si has llegado hasta aquí eres un campeón, sin duda, y eso tiene premio. Empezamos el post con una recomendación literaria y lo acabamos con una musical: si no te apetece escuchar cientos de horas de ópera como tu padre, dedícale apenas hora y media a la película siguiente, en soledad, pantalla grande y con un buen espiritual al lado...


              Caballé... Always Beyond!

              PS4.- Posdata de esperanza! (03/10/14) Ayer estuve en el cine viendo la retransmisión -en diferido- de la Bohème de Salzburg'12, con mi Netrebko y Piotr Beczala; como recoge alguna crítica de entonces por Internet "it turned out to be a wonderful performance", ciertamente emocionante, sonido e imagen HD y con una puesta en escena moderna, pero convincente esta vez, creo que le hubiera gustado hasta a la primita Cris. Media entrada en la sala 1 del Comedia... pero yo era el más joven. Hemos de conseguir que vaya la juventud, el cine para ellos es un entorno más cercano que una sala clásica (¿o eso era antes de la crisis?), aunque con las entradas a 11€... Y eso porque no era directo, el próximo sábado voy a ver Lady Macbeth desde el MET (también con Netrebko) en riguroso live y a 21€ la butaca, te cuento...


              Beczala (Rodolfo) y Netrebko (Mimí)

              Hola de nuevo (10/10/14), acabo de llegar del cine de ver el Macbeth en directo desde el MET... ¿qué puedo decir? Gorgeous!! Ya lo decían Caballé&Cia. en la época, las mejores producciones en NY, y también hablo de la retransmisión HD live, espectacular y cuidada hasta el detalle, incluso en el backstage ponen cámaras y te enseñan los cambios de decorados, además de entrevistar a todos los participantes en el intermedio, presentar la nueva temporada como si fuera un trailer de film hollywoodiense y -of course- no dejar de repetir hasta la saciedad el nombre de los patronos y sponsors. El cine estaba a reventar, de hecho habían habilitado una segunda sala, en BCN mucha presencia de liceístas con corbata y retransmisión a 68 países en todo el mundo... ¿salen los números?. No, la presentadora del evento -una mezzo que en noviembre canta allí la Carmen- ha animado a los ciudadanos del mundo a colaborar con donaciones ("las entradas cubren menos de la mitad del coste del espectáculo"). Y eso que son los USA, no te cuento las opciones de futuro que tiene la ópera en este país... Para empezar, en los títulos de crédito han listado todos los estados americanos suscritos al programa "Met at School", por ahí se empieza a captar un cliente, sí señor... Ah, el reparto de campanillas, tod@s, un dream team como decía la presentadora: la Netrebko -diva adoptada- espectacular, actriz!, en un rol fetiche de la Callas (y para el que ha estado dos años preparándose), y qué bella voz la de Joseph Calleja como Macduff, lo comparan con Björling y Caruso!!; a Macbeth no lo conocía -Zeljko Lucic, muy bueno... Un lujo, sin duda, emocionante!, pero un lujo carísimo, y yo seguía siendo de los jóvenes...


              3 minutes to heaven... and hell!

              No hay comentarios:

              Publicar un comentario

              Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.